¿Quieres acabar con esas superficies mates y antiestéticas de forma natural? Existen remedios caseros y tradicionales efectivos para combatir la corrosiva cal como son el vinagre, el limón y el bicarbonato.