Azulejos para Cocinas en Estepona

Los azulejos para cocinas vuelven a ser tendencia gracias a las posibilidades que ofrece este material. Su amplia capacidad para personalizar el resultado y su variada gama de acabados y texturas aportan a la estancia carácter y hace que se diferencie del tradicional alicatado que se venía aplicando a las cocinas. Los azulejos cerámicos son la perfecta solución si queremos renovar nuestra cocina o darle un nuevo aspecto.

En general,  igual que ocurre en el resto de estancias del hogar, la tendencia decorativa en  la cerámicas de las cocinas también incluye las formas geométricas, los colores blancos, cremas y grises, la cerámica imitación piedra o madera o los grandes formatos… Todo ello lo puede encontrar en nuestros almacenes en Estepona.

Los Azulejos para cocinas blancas son tendencia

En cuanto a colores, en general las cocinas blancas siempre son tendencia. El color blanco aporta luminosidad y amplitud a las estancias por lo que su elección será un acierto para cualquier proyecto de remodelación de cocina que nos propongamos. Además, este color combina con toda la paleta de colores que podamos imaginar. Cocinas blancas con toques de color logrados mediante el uso de azulejo hidráulico; combinaciones de blanco con negro, grises o con madera, etc. las posibilidades son infinitas. La gama además puede ampliarse a tonalidades cremas, crudos, beiges, con los que encaja perfectamente.

LOS MOSAICOS EN LAS COCINAS MODERNAS

Los revestimientos con mosaicos también son una buena idea si quieres dar un toque de color o distinción a una zona de la cocina. Actualmente,  la paleta de colores que ofrece el gresite es espectacular. ¡Seguro que te sorprende su variedad!

Jugar con la geometría y las composiciones de los mosaicos es un recurso muy recurrente que consigue un dar un toque de modernidad y dinamismo a lo que puede ser el tradicional azulejo. Gracias a los distintos tamaños, formas y colores elegir patrones geométricos que realcen ciertas partes de la cocina ayuda, sin duda, a conseguir aportarle carácter.

Los Azulejos tipo Metro para cocinas

Los azulejos tipo “metro” también se cuelan en la cocina para crear proyectos decorativos cuyo resultado está influenciado, en mucho casos, por la estética industrial. Esta cerámica se aplica a las paredes y es tendencia  jugar con la forma de colocar estas baldosas, hacer combinaciones de color o apostar por un solo color que destaque con mobiliario elegido para la cocina. Generalmente estos azulejos son con brillo. Vemos varios ejemplos en estas imágenes:

Azulejos imitación madera combinan en las cocinas de forma natural

El efecto que la cerámica imitación madera ofrece, su calidez, naturalidad, también puede conseguirse si lo aplicamos en la cocina. Bien sea en el pavimento o en ciertas partes de las paredes, el resultado puede ser lograr una ambiente acogedor. Actualmente encontramos en el mercado una variada gama de acabados de distintos tipos: roble, nogal, etc. cuyo resultado son reproducciones realmente fidedignas. Una de las tendencias en este sentido apunta a la combinación de este tipo de cerámica con el blanco ya sea mate o brillo.

Además de la madera, la aplicación de la tecnología a la cerámica también ha permitido su imitación a la piedra logrando resultados realmente sorprendentes en  sus acabados, veteados, colores y matices… se toman como referencias los colores de los metales gastados, la pizarra, el polvo, la tierra…

Este efecto piedra casa muy bien con cocinas blancas, con toques de madera y con tonalidades grises. Jugar con esas combinaciones siempre será un acierto para crear proyectos decorativos de estilo nórdico, industrial o contemporáneo con diseños lineales, simples y sofisticados.

Texturas para crear realismo en tu Cocina

Si quieres dar un toque diferente a tu cocina coloca azulejos con textura. Aplicar texturas en las cocinas contribuye a crear una atmósfera distinta a la que podemos estar acostumbrados con el uso del tradicional azulejo de gres, por ejemplo. De este modo, la decoración resulta más dinámica y la estancia cobra movimiento, ampliándose visualmente los espacios.